Arno Nollen es más que un fotógrafo, es un narrador de historias, que indaga y explora a través de la fotografía. Su obra no puede ser vista de manera individual, pues él no la concibe de esta manera, si no que sus imágenes fotográficas conforman un conjunto. Sus series son repetitivas, con poca variación, que se mueven en un mundo grisáceo entre el cine y la fotografía. Pero el uso de los grises y la repetición casi sistemática en su trabajo no es casual, sino que tiene una intencionalidad, la de crear un proceso en el insconsciente de asociación, comparación y recuerdo, que evoque distintas emociones, tales como la fascinación, el entusiasmo, el disgusto o el malestar. La obra de Nollen busca que el espectador imagine su propia narrativa, construyéndola a partir de las imágenes que él crea.

Nollen crea distintos contenedores para sus fotografías, presentándolas en libros, videos, grabados e instalaciones que se han de ver como un todo. En concreto, para la exposición que tendrá lugar el 2 de julio de 2016 en el FotoMuseum Den Haag, en La Haya, ha utilizado fotografías, vídeos, archivos, objetos e iluminación, creando una composición expositiva bajo el título de Just (Justo).

(Just, Arno Nollen, FotoMuseum Den Haag, La Haya, Holanda. Desde el 2 de julio al 18 de septiembre de 2016)