Uno de los muros de la sede de la Fundación Botín, en la calle Castelló de Madrid, ha sido objeto de una intervención permanente por parte de Juan López (Alto Maliaño, Cantabria, 1979). Para ella, el creador cántabro ha empleado algunos de los materiales recurrentes en su trabajo, como el vinilo fotográfico, la cinta aislante y la pintura. La obra, titulada De rumbo, se funde sutilmente con la arquitectura del edificio, al tiempo que provoca una ruptura en el seno de la misma, y forma parte de la línea de apoyo a artistas que han sido becarios de la institución y al deseo de mantener y completar la colección de arte de la Fundación Botín. Además, para aquellos que quieran tener un contacto más intenso con la obra de Juan López, su trabajo es objeto de una exposición individual en la Galería Juan Silio de Santander hasta el 10 de octubre.

Imagen: Juan López. De rumbo, 2013.