Josef Albers (1888-1976) repetía con frecuencia que su objetivo en la vida y en el trabajo era “conseguir el máximo efecto con los mínimos medios”. Ahora esa frase es el título de la primera exposición que se realiza en España sobre el artista que supo crear toda una teoría del empleo del color, de la simplicidad y del aprovechamiento del uso limitado de los medios. Esta forma de trabajar y actuar, Albers la aplicó tanto a sus pinturas como a sus textos, sus fotografías, diseños… buscando siempre la claridad y haciendo de lo sencillo la clave para una obra mucho más profunda que la simple superficie sobre la que él se volcaba. Sus obras son de una belleza clara, de una riqueza apabullante detrás de esa aparente sencillez de unas formas y un uso del color que se basa en el estudio y la investigación de toda una vida. Se muestran exhaustivamente todas las etapas de su trabajo, desde sus inicios en Westfalia hasta su última etapa en Yale. Un conjunto de 170 obras en las que se incluyen, objetos, muebles, dibujos y todo tipo de material documental; en este conjunto destacan los diversos “Homenajes al Cuadrado”, una muestra básica de su depuración formal y la elegancia de su mirada y exquisitez de manufactura . El resumen final de todo su trabajo encajaría en la idea puramente alemana de “menos es mas”, una lección para épocas de barroquismo y abigarramiento. La exposición explora igualmente su labor pedagógica, teórica y práctica, en la Bauhaus, en Black Mountain College y en Yale. (Fundación Juan March, Madrid. Del 28 marzo al 6 julio 2014.)