La escultura como protagonista absoluta. La tensión entre la figuración y la abstracción como hilo conductor de una obra, la del escultor José Luis Fernández, que se inicia a comienzos de los años sesenta cuando este artista deja su Oviedo natal para viajar y conocer ciudades como Madrid o París. Con los años, su obra ha ido evolucionando y se ha ido adentrando -siempre con materiales naturales como la piedra, las resinas o la madera como protagonistas-, en el estudio de formas sinuosas y geométricas como espirales y péndulos u otras composiciones orgánicas que recuerdan a estructuras óseas con las que el autor efectúa su particular reflexión sobre la muerte. Aunque se le conoce principalmente por ser el autor de la estatuílla que se entrega en los premios Goya, la individual que ofrece hasta el 9 de marzo el Museo Tiflológico de Madrid permitirá a los espectadores conocer mejor su estilo y, en particular, su producción en madera.

Imagen: Escultura de José Luís Fernández.