La galería peruana acoge Juegos de la memoria, una muestra que parte del proverbio de Cicerón “La cara es el espejo del alma” y de la frase anónima que lo completa “Y los ojos sus delatores”. A través de una selección de retratos Arbulú explora la interrelación existente entre el rostro y la expresión y busca en la mirada ajena ese espejo que actúa como reflejo de recuerdos y emociones del pasado. Hasta el 17 de septiembre.

Imagen: José Luis Arbulú. Guardián, 2012