La poesía y el arte van de la mano en las obras de Jordi Teixidor. Los colores se convierten en símbolos; el negro predominante se asocia a lo infinito y, el oro, está relacionado con lo transcendental. En Obra reciente, el artista valenciano invita al observador a la propia reflexión, por ello las obras poseen una estética más austera para evitar distracciones contemplativas y permitir al visitante abstraerse por completo.

Imagen: Jordi Teixidor. 1431. Sin Título, 2012.