La fotógrafa sudafricana Jodi Bieber ha ganado el World Press Photo 2010 a la mejor fotografía. Una instantánea dura y directa en la que puede verse el roso mutilado de Bibi Aisaha, una joven afghana de 18 años a la que se le amputó la nariz y las orejas por no obedecer a su marido y que, tras ser abandonada, fue rescatada por el ejército americano. Esta fotografía testimonial de la violencia más salvaje, fue portada de la revista Times en agosto de 2010 y ante su rotundidad visual y conceptual, fue elegida de forma unánime por el jurado de la 54 edición de este premio.