La artista Joana Vasconcelos (París, 1971) representará a Portugal en su pabellón nacional de la próxima Bienal de Venecia. Una decisión que no ha causado ninguna sorpresa y que se esperaba desde hace tiempo tras el éxito reciente de la artista, no sólo con su trabajo en el Palacio de Versalles sino, sobre todo, con la instalación Contamination que realizó, en 2011, para uno de los eventos colaterales más populares de la Bienal, la exposición en el Palazzo Grassi del coleccionista François Pinault.

El comisario del pabellón portugués será Miguel Amado, curador con el que Vasconcelos ya ha trabajado en otras ocasiones y que ha adelantado que realizarán un proyecto en el que se conjugue la esencia de la imaginación portuguesa con la imaginería veneciana, una propuesta que sintetice modernidad y tradición tal y como suele hacer en sus obras Vasconcelos que auna en sus obras lo popular y lo altocultural buscando además reflexiones más allá de la estética y, por lo general, en torno al género, la identidad, la clase o la nacionalidad.

Imagen: Joana Vasconcelos. Contaminations, 2008.