Desde el pasado 19 de octubre se puede visitar en el Centre Pompidou de París una exposición monográfica del artista Jean-Luc Moulène, y permanecerá hasta el 20 de febrero de 2017. El francés fue instado a diseñar él mismo la retrospectiva sobre sus obras y eligió realizar una “retrospectiva de protocolos”, como resultado de la producción de treinta piezas nuevas, manifiesto de sus investigaciones. Aunque Moulène es conocido, principalmente, como fotógrafo su trabajo en torno a los objetos es el que ocupa el eje central de la muestra en el museo parisino. El artista siente una predilección por la tecnología aplicada al diseño industrial asociado a una experimentación con materiales que facilitan la posibilidad de crear obras exactas, que son una de sus premisas primordiales. La intersección, la lateralidad o el corte, desde una tensión entre cuerpo y objeto, son los principales elementos que explora, además de cuestionar el espacio común y su interacción con el individual. Así pues, la disposición de los objetos posibilita la conversación con el resto de objetos, no con el espectador. La muestra pretende imprimir en el público la sensación de que debe encontrar su lugar en medio de los deseos, las restricciones políticas y las convenciones sociales.

Ciencia, tecnología, matemáticas, geometría… todo ello se entremezcla en la obra de Moulène. La relación entre la imagen y el objeto, la cual pretende esclarecer en sus trabajos. Uno de sus proyectos más conocidos es Les Filles d’Amsterdam (2005) donde examina la identidad en el trabajo a través de las fotografías que realizó a prostitutas acompañadas de sus nombres artísticos y de unas poses en sintonía con su cara y sus genitales. Moulène ha estado presente en infinidad de exposiciones y en eventos como Documenta X (1997), la Bienal de Sao Paulo (2002), la Bienal de Venecia (2003), la Bienal de Taipei (2004), la Primera Bienal Internacional de la Imagen (Laos, 2007) o la Bienal de Sharjah (2010). Además de la exposición, el 26 de octubre en el mismo Centre Pompidou se llevará a cabo una conversación entre el propio Jean-Luc Moulène y Jean-Pierre Criqui. Esta exposición pretende elevar la ciencia, la tecnología y el arte a una esfera poética.

(Jean-Luc Moulène en el Centre Pompidou de París. Del 19 de octubre al 20 de febrero de 2017)