Abierta hasta el 16 de julio, la muestra recoge la serie Pinturas de paso realizada desde 2011 donde la ciudad, como en gran parte de su obra es la protagonista, en este caso Madrid: puertas y ventanas descoloridas, y muros agrietados por el paso del tiempo que cuentan su propia historia.
Imagen:Javier Campano. Sin título, 2010.