El escultor Jaume Plensa (Barcelona, 1955) ha sido nombrado Premio Nacional de Artes Plásticas 2012. Una distinción que no sólo reconoce su trayectoria y su aportación al mundo del arte contemporáneo sino que, por extensión, sirve para revalorizar la escultura, un medio al que Plensa ha sido siempre fiel y con el que ha conseguido darse a conocer a nivel internacional desde que empezara a exponer en los años ochenta en su Barcelona natal.

Estilísticamente este creador ha evolucionado y experimentado con la recuperación de materiales como el hierro y otros metales, con las texturas (en 1986 inicia una serie en la que superpone textos y decoraciones tipográficas a sus obras) y, en la actualidad, es más afín a los materiales más ligeros como la resina sintética, el plástico o el cristal. Gran entusiasta de las obras a gran escala, en su trayectoria lo arquitectónico y lo escenográfico también tienen gran peso y ha diseñado diversas escenografías y vestuarios en un interés y una curiosidad permanente por los nuevos retos.

Plensa recibirá 30.000 euros gracias a este galardón que finalmente reconoce su trabajo y que le ha sido entregado por un jurado formado por Elvira Cámara, directora de la Fundación Pilar y Joan Miró de Palma de Mallorca; Víctor Manuel Nieto, director del Departamento de Historia del Arte de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED); Juan Barja de Quiroga, director del Círculo de Bellas Artes; Jordi Teixidor de Otto, pintor; Vivianne Loría, Directora de LÁPIZ Revista internacional de arte; Francisco Zurian Hernández, Profesor del Departamento de Comunicación Audiovisual y Publicidad I de la Universidad Complutense de Madrid; y Elena Asins, Premio Nacional de Artes Plásticas de 2011.

Imagen: Retrato de Jaume Plensa.