Los 30.000 euros de la dotación que el artista Jaume Plensa ha recibido en la entrega del Premio Nacional de Artes Plásticas irán a parar directamente a la Fundación Banc dels Aliments de Barcelona. Una entidad que se dedica a distribuir comida a aquellos que más lo necesitan y a luchar contra el hambre de cientos de personas. Un gesto admirable por parte del artista, un acto de generosidad que, por una vez, acerca el arte a la realidad que lo circunda.