VÍDEO

 

La obra de M.C.Escher es más que conocida pues ha formado y forma parte del imaginario colectivo. Su obra ha sido reproducida cientos de veces, llegando al punto de que el propio artista decidió al final de su vida, destruir algunas de sus planchas. Tal es la complejidad de su obra, que esta ha servido, y sirve, para complementar distintos estudios matemáticos y psicológicos, como la escuela de la Gestalt y que se sirve de la máxima El todo es mayor que la suma de las partes. Escenas fantásticas, geometrías imposibles…Escher juega con el espacio y la forma a su antojo, deformándola y creando espacios sólo posibles sobre el papel.

Mientras que científicos, críticos, psicólogos y matemáticos siguen intentando escudriñar la obra del artista, en busca de soluciones o respuestas a sus creaciones, músicos, cineastas y diseñadores inspiran sus trabajos en los grabados de Escher. Modistas usan sus cuadros más famosos para estamparlos en sus prendas, incluso creando nuevas figuras basadas en esas geometrías imposibles. Músicos como Pink Floyd o Banhaus eligen como portada de sus vinilos su obra, creando sus propios juegos visuales que sirven para ilustrar su propio mundo. Pero no sólo en la música o la moda está presente Escher.

Las entradillas de cada capítulo de la famosa serie de Los Simpson son famosas por ser, cada una de ellas, distinta de la anterior. La entrada del capítulo 12 de la sexta temporada es una clara alusión a las famosas escaleras laberínticas de Escher. Aunque esta no es la única referencia que la famosa serie hace del artista y se se ven repartidas por varios capítulos de la serie. El cine tampoco ha estado a salvo de usar el arte del dibujante, la película Origen de Christopher Nolan o Noche en el Museo 3 de Shawn Levy se adentran de maneras distintas en sus cuadros. Una de las películas más icónicas de los años 80, Dentro del Laberinto de Jim Henson introduce al camaleónico David Bowie junto a una joven Jennifer Connelly en un mundo fantástico en el que el cantante persigue a la actriz en una escena salida de un grabado de Escher. En España destaca el cortometraje de 2012 de Cristobal Villa: Inspirations. Un cortometraje inspirado en la obra de Escher que representa una visión libre de como podría ser el espacio de trabajo del artista.