ZONA CRÍTICA

  • Joshua White

En el año 1975, Brian O’Doherty imparte en el LACMA la conferencia Inside the White Cube 1855-1974, cuyo contenido, dividido en tres capítulos, se publica un año más tarde en la revista estadounidense Artforum. El libro, Inside the White Cube: Ideologies of the Gallery Space, editado también por Artforum en 1986, es un compendio de los tres brillantes ensayos derivados de la conferencia, a los que se les sumó un cuarto texto concebido a posteriori. En ellos, O’Doherty analiza de forma punzante, sarcástica y rompedora, la relación entre el espacio y la galería artística del siglo XX. Inmediatamente después de su publicación, se agotaron todos los ejemplares y causó un furor extraordinario en el mundo de la crítica artística.

No sorprende que este texto se haya concebido como un punto de inflexión en la historia del pensamiento crítico-estético del siglo XX. Tampoco que hoy en día, casi 40 años después de su publicación, siga siendo un libro contemporáneo y que el debate que propone siga abierto. ¿Cómo se entiende esta trascendencia? Si bien es cierto que el modelo de galería cubo blanco se venía utilizando décadas antes de la publicación de este libro, O’Doherty fue el primero en enfrentarse de manera directa a todas sus complejidades y contradicciones.

A lo largo de los cuatro capítulos en que está estructurado el libro, y utilizando una prosa sagaz, divertida e irónica, O’Doherty eleva la voz para problematizar el concepto de galería sacralizada, descontextualizada, atemporal, en que se había convertido el cubo blanco. Un espacio transformado en un lugar de naturaleza cuasi religiosa donde los objetos arte se sitúan de manera aislada, distantes, como si de un limbo platónico se tratase, donde la fantasía de la belleza imperecedera tiene lugar. O’Doherty desmonta el mito y, lejos de caer en la consolidación de esa neutralidad aséptica, recuerda el carácter histórico que define la construcción de la galería. La llena de contenido y reivindica su capacidad transformadora. La contextualiza. Rompe su mentira esterilizada. La abre en canal y la expone a todo tipo de juicios y de análisis, “la aparente neutralidad de la pared blanca es una ilusión“, llega a afirmar.

En la contextualización propuesta por el autor, ocupan un lugar clave los factores comerciales, estéticos y tecnológicos que han propiciado la consolidación del cubo blanco como forma predominante de exposición del siglo XX. La galería se ha convertido en un lugar elitista, un espacio exclusivo, caro, y lo que contiene, el arte, es difícil, y para los no iniciados casi incomprensible. Mediante la aparente neutralidad y atemporalidad, el cubo blanco reafirma y asegura la permanencia de los intereses económicos y políticos del grupo social dominante. Garantiza el carácter duradero de la obra de arte, lo que se traduce en un incremento del valor económico de la pieza. Así, O’Doherty nos recuerda que las galerías de arte no son otra cosa que tiendas, donde los objetos artísticos se convierten en piezas de intercambio legitimadas por este espacio (supuestamente) eterno.

Inside the White Cube: Ideologies of the Gallery Space, 1986

O’Doherty basa su análisis teórico en ejemplos de autores paradigmáticos de la vanguardia histórica europea y de la escena neoyorkina de los años sesenta. Se sirve de artistas como H.Matisse, K.Schwitters, C.Burden, P.Mondrian, Y.Klein, J.Kosuth o P.Picasso, para problematizar el concepto del cubo blanco. Ejemplo de ello es la reflexión que realiza en los dos últimos capítulos del libro acerca de las interacciones entre contexto y contenido, a través de algunos de los gestos de Marcel Duchamp y de Christo. Duchamp investiga, explota el espacio expositivo y comienza a poner en tela de juicio, no ya los límites de la obra de arte, sino de la propia galería. Rompe la diferencia entre interior y exterior, reconquista espacios como el techo, superando los límites expositivos. Esta vía de investigación alcanza su máximo esplendor en las instalaciones de Christo, tal y como ocurre con el famoso revestimiento del Museo de Chicago (1969) que logra convertir el continente que ha sido la institución museo en contenido. Se pasa así de encerrar contenido dentro de un contexto a hacer del contexto mismo el contenido. Como O’Doherty plantea, esto obliga al crítico a la redefinición de los límites del espacio, el nuevo arte del campo expandido, una confusión entre arte y vida que exige el desarrollo de unos nuevos parámetros de interpretación.

Inside the White Cube: Ideologies of the Gallery Space es una reivindicación del mundo real frente a los planteamientos que conciben el cubo blanco como un espacio neutral y aséptico; es una defensa de la capacidad de transformación del espacio expositivo frente al mito establecido que defiende la trascendencia atemporal del objeto inmutable. Los ensayos de Brian O’Doherty constituyen un análisis imprescindible sobre la concepción del cubo blanco como espacio expositivo estrella del siglo XX. La asombrosa vigencia del texto se debe a la evidente actualidad que este modelo de espacio expositivo ostenta en pleno siglo XXI, así como al carácter abierto de los ensayos que nos invitan a seguir analizando sus propuestas y debatiendo sobre ellas. De este modo, se consolida como un libro de lectura obligada para comprender la evolución y la influencia del espacio galerístico en el siglo XX.

(Inside the White Cube: Ideologies of the Gallery Space, 1986, Brian O’Doherty. Libro recomendado por Cabello/Carceller)