OPINIÓN

Mientras a nivel oficial sigue la cantinela monocorde de las industrias culturales, esa que exige y proclama a los cuatro vientos la necesaria reconversión de las pequeñas y medianas empresas culturales en espacios de producción de contenidos objetivos y eficientes desde el punto de vista económico (léase, principalmente suvenires y visitantes), muchos, la mayoría, si […]