El artista belga Luc Tuymans (1958) expone, en la primera muestra individual que se le dedica en nuestro país, 16 pinturas recogidas bajo el título Retratos y vegetación. Las obras seleccionadas y expuestas en el CAC de Málaga hasta el 4 de septiembre reflexionan sobre la memoria a través de la reelaboración que Tuymans hace de fotografías antiguas, periódicos usados, imágenes televisivas y demás documentos que llegan a sus manos. Otorga así una nueva vida a personajes anónimos por ejemplo en Soldado (1999), elaborada a través de una fotografía de un combatiente en la II Guerra Mundial, o en Retrato (2000), realizado a partir de una esquela. Y sin embargo, con este proceso, Tuymans evidencia la conversión de la memoria individual en colectiva y cómo el paso del tiempo erosiona y acaba con los recuerdos personales convirtiéndolos en algo mucho más frío y hermético, a imagen y semejanza de la estética de sus pinturas. La vegetación, despojada de toda naturalidad y teñida por el filtro de frialdad extrema habitual en el belga, es otro de los motivos recurrentes en esta exposición que todo amante de la pintura no debe dejar de ver.