La imagen fotográfica de Joan Fontcuberta ha estado impregnada a lo largo de toda su trayectoria por las diversas formas de presentación de sus trabajos, casi nunca ligada a la representación bidimensional. El uso de diferentes objetos, dispositivos e instalaciones como apoyo al discurso de sus obras es habitual, confiriendo unos mecanismos de exhibición, acompañados por fotolibros, que desarrollan un proyecto creativo, un relato visual que posibilita que la fotografía despliegue mejor su potencial sintáctico.Tanto la obra expuesta como el libro que la acompañan suponen un todo, un proyecto único en su totalidad, dos planteamientos a un mismo concepto.

El DA2 de Salamanca presenta Imago, ergo sum, una recopilación de los trabajos de Fontcuberta revisándolos desde un punto de vista distinto. La innovación radica en la forma en la que la fotografía, a diferencia de otros lenguajes heredados de las artes plásticas, desarrolla distintas teorías de un mismo proyecto, por un lado las de la propia instalación y por otro las de la edición. La muestra expone obras que van desde 1984 hasta 2014 y se dividen en seis bloques distintos. Milagros & Co, Trepat, Sirenas, Deconstructing Osama, Pin Zhuang, Securitas y Herbarium.

(Imago, ergo sum de Joan Fontcuberta en DA2 de Salamanca. Desde el 13 de octubre al 12 de enero de 2017)