La Galería Elba Benítez de Madrid acoge la obra del escultor vasco Ibon Aranberri (Iztiar, 1969), cuya obra ha investigado sobre las conexiones entre la naturaleza, los lugares vividos y la huella que deja el hombre. Además de la escultura, que ha sido su formación esencial, ha trabajado también con fotografía y video.

En sus esculturas, Aranberri entremezcla la Historia, la estética y la cultura como ya hizo en obras anteriores como en la Abadía de Santo Domingo de Silos, inspirado en la memoria colectiva del ser humano y su relación con el patrimonio que le rodea. En una entrevista, el artista afirmó: “Me interesa tanto probar las posibilidades de la forma y del objeto, la materialidad arcaica, así como en otros casos he trabajado con información, con la textualidad de la materia. Me interesa la descomposición siniestra de la idea de la escultura, que parece casi como un cadáver”

Aranberri ha expuesto en espacios como Secession (Viena, 2014), Fundació Tàpies (Barcelona, 2011),  Frankfurter Kunstverein (Frankfurt, 2008) o Kunsthalle Basel (Suiza, 2007)y en 2007, fue invitado a participar en Documenta 12 (Kassel).

(Obstáculos para la renovación. Ibon Aranberri. Galería Elba Benítez. Desde el 26 de febrero hasta el 30 de abril de 2016.)