La galería Windsor Kulturgintza acoge desde el 14 de marzo una exposición-homenaje a este escultor fallecido recientemente. Carrera nació en Madrid en 1935 sin embargo su obra siempre estuvo ligado al contexto vasco donde desarrolló toda su trayectoria y vivió gran parte de su vida a excepción de algunos viajes de formación a París o Londres entre otras ciudades. La galería acoge durante una semana algunas de sus obras más representativas, una selección de esculturas desde que su obra empezara a despuntar en los setenta y hasta su producción posterior en la que mantiene, casi constantemente, una línea que conjuga las formas geométricas con las orgánicas, la presencia del vacío, la influencia de lo popular y el dinamismo en contraste con la pesadez de los materiales que empleaba. Hasta el 21 de marzo.