Para todo creador, ya sea pintor, escritor, músico, fotógrafo…, el proceso de su trabajo es fundamental. Todos los pasos que ha ido siguiendo hasta llegar a la obra final, a lo que se nos presenta, son imprescindibles en su totalidad, una suerte de causa efecto que convierte a todos esos intentos previos en otra parte más del trabajo. En fotografía, las hojas de contacto tuvieron una gran repercusión, sobre todo para los fotógrafos que trabajaron a partir de la década de los años 30; estas primera impresiones de los negativos suponían un cuaderno de trabajo mediante el que presentaban y documentaban los pasos realizados a la hora de capturar una imagen, seleccionaban las fotografías buenas y tomaban nota de los errores. Esto era algo muy importante también para los editores, ya que muchos de ellos seleccionaban las imágenes que publicarían a partir de estas hojas de contacto. “En las hojas de contacto todo queda reflejado: lo que nos ha sorprendido, lo que hemos captado al vuelo, lo que nos hemos perdido, lo que ha desaparecido, o un acontecimiento que se desarrolla en nuestra presencia hasta que se convierte en una imagen plenamente satisfactoria”, así las definía Henri Cartier-Bresson. Precisamente, es con el fotógrafo francés con quien se inicia la exposición que desde este 5 de octubre se puede ver en Fundación Canal bajo el título Magnum: Hojas de contacto, comisariada por Andrea Holzherr y Gabriele Accornero, y que estará en la institución madrileña hasta el 5 de enero de 2018.

La Fundación Canal ha querido descubrir para esta muestra los secretos que se esconden tras muchas de las imágenes icónicas de Magnum Photos, para ello ofrece un recorrido por 94 fotografías realizadas por los 65 fotógrafos más conocidos y relevantes de la agencia como el propio Cartier-Bresson, Robert Capa, Inge Morath, Eve Arnold, Bruno Barbey, Steve McCurry, Martin Parr, Alex Webb, Jim Goldberg, Patrick Zachman, Bruce Davidson, Susan Meiselas o Cristina García Rodero (primera mujer española en trabajar con Magnum Photos). Cada fotografía va acompañada de sus correspondientes hojas de contacto por lo que el espectador se convierte en testigo del proceso creativo de la captura final de algunos momentos claves de la historia como el Desembarco de Normandía, los conflictos en Vietnam, las revueltas de Mayo del 68 o el atentado contra la Torres Gemelas. Además de instantes históricos, también se pueden ver retratos icónicos como los de Che Guevara, Dalí, Malcolm X o The Beatles. La muestra está diseñada con el objetivo de evocar un gran cuarto de revelado y se encuentra organizada de manera cronológica, por décadas, desde los años 30 hasta pasados los 2000, coincidiendo con el auge de la fotografía digital y, por tanto, con el olvido de las hojas de contacto. Así pues, se incluyen todos los formatos de película analógica, desde el 35mm hasta las panorámicas a gran formato más recientes, tanto en blanco y negro como en color; además, en cada uno de los expositores se muestran también documentos y ejemplares de revistas o libros en los que se publicaron dichas fotografías, así como una pequeña lupa para los visitantes que quieran explorar de manera más exhaustiva estas hojas de contacto. Por último, la muestra se completa con la proyección de una entrevista al fotoperiodista Alex Majoli, en la que cuenta su experiencia cubriendo los conflictos de Albania y Kosovo.

(Magnum: Hojas de contacto en Fundación Canal, Madrid. Desde el 5 de octubre hasta el 5 de enero de 2018)