El Moderna Museet acoge desde mediados de febrero una exposición revolucionaria. Una muestra dedicada a la pintora sueca Hilma af Klint, autora de centenares de pinturas en las que desarrolló una iconografía y un estilo completamente abstractos antes de que lo hicieran autores consagrados, y hasta ahora canónicos, como Kandinsky, Mondrian o Malevich.

Una muestra que rebate la historia del arte hegemónica, una exposición con obras nunca antes vistas que cuestiona los patrones universalmente asumidos para el estudio del arte contemporáneo como el mito del artista-genio masculino y los centros principales de producción artística.

Por ello ante el carácter revelador de esta muestra, el comisario de la 55 Bienal de Venecia Massimiliano Gioni ha decidido dedicar parte del Pabellón Central a esta pionera sueca. Su obra y su legado son cruciales para “plantearse cómo se han utilizado las imágenes para organizar el conocimiento y dar forma a nuestro conocimiento y nuestra experiencia sobre el mundo” lo que enlaza con los propósitos del hilo conductor que recorrerá la próxima Bienal en la que se desea “plantear preguntas sobre el modo en que son representados los sueños y las visiones”.

Por el momento el Moderna acogerá la exposición de Hilma af Klint hasta el 26 de mayo y, posteriormente, viajará al Museo Picasso Málaga lo que supone una oportunidad excepcional para poder conocer, de primera mano, otra historia del arte.

Imagen: Hilma af Klint. Evolutionen, nr 7, grupp VI, serie WUS/Sjustjärnan, 1908. © Stiftelsen Hilma af Klints Verk. Foto: Moderna Museet/Albin Dahlström.