Hace 50 años Georg Baselitz tenía 27 años, estábamos entre 1965 y 1966, un momento de explosiva creatividad, característica época de juventud y estaba realizando una de las obras que se convertirían en iconos de un país, Alemania, y de una época, los 60. Se trataba de su serie Héroes, una de las bases sobre la que se levantaría toda una forma de pintar, dando nombre a los “nuevos salvajes” alemanes que reivindicarían, una vez más, la pintura como lenguaje e incluso como arma. Desde el 14 de julio se puede ver en el Museo Guggenheim de Bilbao una de las exposiciones del año que vuelven a poner en primer plano una obra y un artista del que algunos ya se habían olvidado. La muestra ha pasado anteriormente por el Städel Museum de Frankfurt y el Moderna Museet de Estocolmo y está esponsorizada por Goldmans & Sachs (lo que ya nos da una idea de la inversión segura que es Baselitz). La exposición reúne 70 pinturas y obra sobre papel formando un monográfico de una fuerza inusual para la actualidad.

Una serie de figuras monumentales, agresivas y desafiante, que siguen manteniendo su ambigüedad, y su vulnerabilidad, unas pinturas sin duda asombrosas acompañadas de gran cantidad de dibujos y bocetos que documentan su realización. Se trata de una obra llena de contrastes, en la que destaca la fuerza de la paleta de colores y la clara definición de la linea del dibujo. En Héroes, al igual que en Types, Baselitz planea una clara contradicción, una provocación en si misma en un momento, 20 años después de que Alemania perdiera la guerra, un momento de revisión de modelos, conceptos y categorizaciones patrióticas. Para el artista, la pintura era también una forma de análisis, de toma de posturas, un discurso social e ideológico. Esta obra es una clara muestra del mejor momento del artista que muestra su vehemencia y su uso del color libre y turbulento que le vendría la definición de “salvaje” y que se usaría como una especia de definición de estilo para otros pintores cercanos a Baselitz en época, propósitos y estilo. Las obras han sido presentadas por prestigiosas colecciones privadas y museos de todo el mundo.

(The Heroes, Georg Baselitz, en Museo Guggenheim, Bilbao Desde el 14 de julio hasta el 22 de octubre de 2017)