Si observamos una fotografía de Herb Ritts podemos ver retratos de mujeres y hombres, de personajes famosos y de otros tantos desconocidos. Si la miramos más detenidamente, éstas instantáneas nos transmiten la ligereza y la armonía conseguida a través del equilibro que aporta el uso de la luz, una luz que ilumina cuidadosamente cada fotografía, cada elemento de la composición, una mezcla de los distintos elementos naturales y la exaltación del cuerpo y los rostros. Esta exaltación de la luz y el cuerpo la recoge ahora la Maison Européenne de la Photographie, en la exposición En pleine lumière hasta el 30 de octubre. Todos estos elementos consiguen recrear un mundo irreal, evocando un lugar idílico, días perfectos de cielos azules en los que los cuerpos esculturales y las caras lisas son los protagonistas. Pero si el cuerpo humano es protagonista de la fotografía de Ritts, el viento, la luz o la tierra son indispensables también en sus instantáneas, horizontes en los que se pierde la vista, espacios inmensos y vacíos en los que el modelo, masculino o femenino, recrea la escena, una composición perfecta que transmite sensación de espontaneidad, glamour e inmediatez, poses sofisticadas y pura diversión.

Herb Ritts es sinónimo de la perfección del cuerpo humano, pero también de la perfección de la materialidad en sus fotografías. Si fotografía un vestido de alta costura lo vincula a un día de sol y viento en el desierto, consiguiendo que el vestido y el paisaje se fusionen con la piel de la modelo, constituyendo un todo. Con cada fotografía, una composición; una mirada por encima de la propia fotografía, los cuerpos reaccionan ante el viento, que acaricia la piel de los modelos, el sol la quema y el agua los empapa y todo ello se plasma en su fotografía. Pero Ritts no era sólo un gran fotógrafo sino que también fue un gran coleccionista, desde Berenice Abbott Edward Curtis pasando por Helmut Newton o Richard Avedon, fotógrafos todos ellos que, de alguna manera, inspiraron muchas de las obras de Ritts, el estudio por el cuerpo, la atención al detalle o el efecto de la luz.

(En pleine lumière en Maison Européenne de la Photographie, París. Del 7 de septiembre al 30 de octubre)