El Museo Picasso Málaga muestra durante este verano la compleja y fascinante obra de una de las artistas más internacionales, Louise Bourgeois (1911-2010), muy influyente en el siglo XX y también en el XXI. Se trata de la mayor retrospectiva sobre esta creadora en España, con más de un centenar de piezas que recorren siete décadas de producción, algunas no expuestas con anterioridad. La obra de Bourgeois destaca por su exploración autobiográfica y personal, donde las relaciones familiares se convierten en protagonistas, especialmente la relación entre sus padres; es por esto que sus piezas tienen una importante dimensión psicológica, no faltando tampoco su figura como artista, madre y esposa. Su producción, original y compleja a la vez, aborda la memoria, la sexualidad, la maternidad y la frustración, con obras que van desde la escultura y el dibujo, a la pintura y la instalación. Bourgeois no fue temerosa a los soportes, utilizando bronce, madera, acero o mármol, además de otros materiales más conocidos de ella como tela o caucho. Sus obras hablan de la vulnerabilidad del ser humano, de entornos aparentemente seguros pero amenazantes como el hogar, y la necesidad humana de protección. Su título es revelador, He estado en el infierno y he vuelto, y nos permite acercarnos al trabajo de Bourgeois de una manera exhaustiva y completa. (He estado en el infierno y he vuelto, Museo Picasso Málaga. Del 10 de junio al 27 de septiembre de 2015).


Imagen: Louise Bourgeois. The Couple (La pareja), 2003.