La muerte de Harun Farocki en 2014 supuso la pérdida de uno de los artistas más críticos y comprometidos del panorama contemporáneo pero no así el olvido de su amplia obra. Tras vivir la posguerra alemana, Farocki (Neutitschein, 1944) se comprometió con el cine como vehículo esencial para mostrar una sociedad a la que constantemente obliga a replantearse su propia identidad y al mismo tiempo, un cine que busca el valor de la imagen.

El IVAM ha organizado la primera retrospectiva en España de este artista alemán, comisariada por su segunda mujer Antje Ehmann y Carles Guerra. Una selección de programas, películas y proyecciones realizados por Farocki y que incluye también otros ejemplos de su labor como crítico de cine. Además la exposición contará con dos programas de proyecciones, el primero dedicado a entrevistas a productores culturales y el segundo, al género de la crítica de imágenes.

Escritor y realizador de cientos de documentales, películas, cortos e incluso de guiones, Farocki formó parte desde los sesenta del nuevo cine alemán junto a Werner Herzog y Alexander Kluge, que rompieron con el cine de propaganda nazi. Un cine que más allá de la imagen tenía un claro compromiso moral. A lo largo de su trayectoria, Farocki reflexionó sobre cuestiones como la política, el poder, la vida, la muerte, la guerra, la sociedad consumista, el papel de la publicidad… lo que le llevó a convertirse en un referente intelectual con obras como Images of the World and the Inscription of War (1988), Deep Play (2007) o Nicht Löschbares Feuer (1969), en el que él mismo, frente a la cámara cuenta la historia de un hombre muerto por el Napalm y se quema con un cigarrillo.

(Harun Farocki. Lo que está en juego. IVAM. Desde el 20 de enero al 22 de mayo de 2016)