Confirmando esa idea de que una imagen vale por mil palabras, Henri Cartier-Bresson en su larga vida [1908-2004] fue parco en palabras y pródigo en imágenes. Son escasas sus reflexiones escritas, poco dado a hablar y menos aún a escribir, y solamente las entrevistas que aceptó a lo largo de su vida nos pueden dar alguna pista sobre su persona y sus costumbres, aficiones, fobias, etc. Doce de estas entrevistas, realizadas a lo largo de casi medio siglo se reúnen en este volumen que es el primero que se acerca a la figura de este fotógrafo que ocupó todo el siglo XX con su colosal obra. El artista no sólo habla sobre fotografía, un tema inevitable y la excusa para acercarse a él, sino de la situación mundial, y a través de los saltos en el tiempo que significan cada uno de estos encuentros vamos asistiendo a su evolución personal, a su transformación y a comprender los cambios y las permanencias en su forma de enfrentarse al mundo, de mirar su entorno y dentro de él mismo. Finalmente la imagen que de él se saca después de leer estos textos es mucho más cercana y humana, nos acercamos no solo al artista sino al ser humano que está detrás de todo su trabajo. Hay que recordar que Henri Cartier –Bresson es uno de los referentes de la fotografía de segunda mitad del siglo XX, junto con Robert Capa, con quien fundaría en 1947 [junto con David (Chim) Seymour, William Vandivert y George Rodger] la agencia Magnum. (Ver es un todo. Entrevistas y conversaciones 1951-1998. Henri Cartier-Bresson, 127 páginas, PVP 14,90 euros- 350,00 $, Editorial Gustavo Gili: 2014.)