Con motivo del aniversario del nacimiento de Gustav Klimt, el Palacio-Museo del Belvedere en Viena ha inaugurado la exposición Obras maestras en primer plano: 150 años de Gustav Klimt. La muestra se presenta con un enfoque especial e innovador; otorgando a cada obra un protagonismo individual contextualizándolas a través de secciones temáticas como La compañía de artistas; Familia; Secesión; El periodo dorado; Paisajes; Retratos de mujeres y Guerra mundial y Muerte. La exposición, que concluirá el 6 de enero de 2013, acoge 120 piezas, tanto del maestro del modernismo como de otros artistas, que revelan y reflejan, cada uno a su manera, algún detalle del universo creativo de Klimt. Además la exposición cuenta con la incorporación de dos obras que hasta el pasado marzo formaban parte de la colección privada de Peter Parzer; Girasol (1907), una de las principales obras inspiradas en la naturaleza del autor y Familia (1909), en la que aparece representada, en tonos oscuros, una madre con dos niños durmiendo. A través de sus pinturas, las distintas etapas temáticas establecidas para la exposición y los trabajos de artistas coetáneos como Egon Schiele, Ernst Klimt, Franz Matsch, Oskar Kokoschka y Herbert Boeckl, el Museo del Belvedere invita al espectador a conocer, en profundidad, a Klimt.

Imagen: Gustav Klimt. Hope II, 1907-1908.