El sueño de abrir la quinta sede de Guggenheim está más cerca de hacerse realidad. Tras Nueva York, Bilbao, Venecia y Abu Dabi, ahora es el turno de Helsinki. El el año 2012, la capital finlandesa se postuló como posible sede del nuevo museo de la institución, pero en aquella ocasión el órgano ejecutivo rechazó la iniciativa. Cuatro años después, el país nórdico ha aprobado la propuesta, que ahora queda en manos de los 85 miembros que componen el pleno municipal y que se hará efectiva el próximo 30 de noviembre. Sólo dos instituciones podrían vetar el proyecto, la Fundación Salomon Guggenheim y el Museo Guggenheim de Bilbao, y ambas han accedido para continuar la expansión de esta red de museos.

En 2012 la propuesta no fue aceptada por el ejecutivo por las condiciones que establecía la fundación, en esta ocasión, al rebajar su tarifa en un 50% (de dos millones a uno) y aceptar hacerse cargo del concurso y financiación del diseño arquitectónico del edificio y sus costes, la propuesta ha sido aceptada. Para ello, se creó la Fundación de Apoyo al Guggenheim Helsinki junto a la Asociación Finlandesa de Hostelería y la Confederación de Industria de la Constricción para buscar financiación privada. En cuanto al proyecto arquitectónico, en el año 2015 resulto elegido para su diseño el estudio francés Moreau Kusunoki.