Desde que la LABoral de Gijón anunciara la marcha de la que desde sus comienzos ha sido su directora y guía espiritual, Rosina Gómez Baeza, la respuesta a la pregunta sobre quién se haría cargo de este centro estaba en el aire. Finalmente parece que las dudas se despejan ante el anuncio que acaba de hacer su Patronato respecto a la dirección de esta institución. Se ha decidido que el centro esté regido por Benjamin Weil, que se hará cargo de la parte artística, y por Lucía García, que será la encargada de la gerencia. Una bicefalia institucional con la que el centro inicia una nueva etapa. La siguiente duda que se plantea es ¿cuál será el próximo destino de Rosina Gómez Baeza?