Viena tiene un nuevo centro dedicado al arte del siglo XXI, el 21er Haus, un espacio realizado a partir del mítico pabellón (el 20er Haus) que hizo Karl Schwanzer en 1958 para representar a Austria en la Exposición universal de Bélgica. En un principio esta pabellón ya se usó como museo (desde 1962) hasta que sus fondos se cedieron en 2001 al Museo de Arte Moderno de Viena. En 2002 se decidió que pasara a ser parte del conjunto artístico del Belvedere y se ha reestructurado sus espacios para dar lugar a un centro en los que la producción, la recepción y la reflexión serán los protagonistas. Con una colección (que incluye los fondos del Belvedere y los exhibe en un espacio creado ex profeso para ello) y unas exposiciones programadas que harán hincapie a dar a conocer el arte autríaco más actual, ya se puede visitar el 21er Haus y conocer este intento por unir la vanguardia arquitectónica con el arte nuevo del país. La directora del centro es Agnes Husslein-Arco que trabajarán junto a las conservadoras Cosima Rainer y Bettina Steinbrügge.