El proyecto de Google para digitalizar miles de libros y crear con ellos la mayor biblioteca digital del mundo, se ha interrumpido por una setencia judicial que ha parado el proceso dada la ambigüedad de la propuesta en lo concerniente al copyright y los derechos de autor. La materialización del proyecto de Google implicaría, con el tiempo, la creación de un monopolio que daría grandes beneficios económicos de los que, los autores de las obras, no obtendrían nada. Este es el problema por el cual el juez, amparado en el vacío legal que rodea a estos temas y en la ley antimonopolio, ha pedido que la compañía revise la propuesta y encuentre otra forma más justa de crear lo que podría ser una herramienta informativa revolucionaria para la transmisión del conocimiento. Esta decisión no sólo afecta a la compañía de Internet, sino a las asociaciones de autores que había acordado cobrar 125 millones de dólares a cambio de los derechos digitales de las obras.