Bajo la apariencia de un grito de protesta, el título de la exposición La vida no vale nada alude a una de las rancheras más conocidas de José Alfredo. En esta muestra el artista mexicano Gonzalo Lebrija analiza, a través del uso de símbolos y de sutilezas, la brevedad de la vida, el funcionamiento de la sociedad y el contexto político de su país natal. Hasta el 10 de abril.