Germaine Krull (1897-1985) fue una prominente fotógrafa durante los años 20 y 30 en París, que era por entonces la capital de la creación artística de vanguardia. Krull ha pasado a la historia como una de las más destacadas fotógrafas que experimentaba en los disparos, especialmente en las imágenes que captaba para artículos en magazines como VU, Varieté o Jazz; es una de las protagonistas de la fotografía moderna, aunque su trabajo ha sido investigado en pocas ocasiones. Precisamente por esto, intentando ahondar en la importancia de su corpus productivo, el Martin-Gropius-Bau, en cooperación con el Jeu du Paume de París, organiza la primera exposición de la artista en Alemania, con 130 fotografías originales y extractos de sus foto-magazines; la muestra presenta la originalidad e inventiva de sus piezas. Ideas como la intimidad, la abstracción fotográfica o los picados o contrapicados extremos son algunas de las aportaciones de Krull a la fotografía y que ahora se ven por primera vez en el país que la vio nacer.

 

(Germaine Krull – Fotografías, Martin-Gropius-Bau, Berlín. Del 15 de octubre de 2015 al 31 de enero de 2016).