En PHotoEspaña 2012 se incluyó una muestra de los retratos de Fayum de casi 2000 años de antigüedad; el comisario, Gerardo Mosquera, las consideraba las primeras “fotos carné”. En la serie Máscaras, de Alberto Schommer, opera una dinámica parecida, pero a la inversa: los retratos son aquí fotografías modernas que sin embargo tienen como precedente histórico los bustos esculpidos de la Antigüedad clásica, y que tuvieron su reivindicación moderna en los retratos y autorretratos pintados de intelectuales y artistas que proliferaron a partir del Renacimiento. La muestra, organizada por el Museo del Prado con la colaboración de PHotoEspaña, reúne 18 retratos de escritores de varias generaciones, filósofos e historiadores y figuras centrales del mundo de las artes plásticas. La serie se presenta junto a una selección de retratos procedentes de las colecciones del Prado, obras pintados por artistas españoles que responden al mismo criterio iconográfico. Entre las pinturas, retratos de Luis de Morales y, sobre todo, Diego Velázquez. A su vez, éstos están influidos por El Greco, uno de los primeros y más originales introductores de la tradición del retrato frontal de busto en un espacio indefinido y con una iluminación directa. Así, en la exposición se encuentran, cara a cara, Juan de Ribera y José Luis Aranguren, Luis de Góngora y Vicente Aleixandre, Goya y Antonio Saura, Espronceda y Juan Benet o el joven Velázquez y Antonio López, entre otros. (Museo Nacional del Prado. Edificio Jerónimos, Sala C, Madrid. Máscaras. Del 22 de julio al 14 de septiembre).

Imagen: Alberto Schommer. Juana Mordó, galerista, (detalle), 1985.