No siempre hace falta dinero para adquirir una gran pieza y, si no, que se lo cuenten a los afortunados compradores de mercadillo como Karen Mallet que adquirió en el Goodwill Store en Milwaukee una litografía de Alexander Calder por poco más de doce dólares, desconociendo su valor real de nueve mil dólares. Este hecho anecdótico ya no lo es tanto ya que es la cuarta noticia de este tipo que tenemos en medio año sobre hallazgos en las tiendas Goodwill. El pasado mes en el Goodwill de Tacoma encontraron un dibujo de Dalí que se vendía por 21.000 dólares y poco antes, en verano, en Carolina del Norte una señora ganó 27.000 dólares con una pintura que compró por menos de diez. En primavera, y también en un Goodwill, encontraron una jarra que resultó ser un valiosos objeto de los indios americanos y fue, en este caso, devuelta a su tribu originaria. De esta forma Goodwill Industries International, que recibe donaciones de gente de todo el mundo, se ha convertido en la opción perfecta para todo cazatesoros que se precie, además de un comercio solidario cuyas ventas ayudan a financiar programas de capacitación laboral por lo que es difícil criticar su falta de conocimiento sobre arte.

Imagen:Alexander Calder. Red Nose, 1969.