La Fundación Mapfre prepara su desembarco en la capital catalana, algo que será un hecho esta misma semana. A las dos sedes que ya tiene en Madrid, una expositiva y otra dedicada exclusivamente a la fotografía, se añade ahora el nuevo espacio de la familia Garriga-Nogués en Barcelona. Se trata de un edificio de finales del siglo XIX y que abrirá sus puertas con una exposición en colaboración con el Museo de Orsay parisino comisariada por Isabelle Cahn, del centro francés. El triunfo del color. De Van Gogh a Matisse es una gran muestra dedicada al impresionismo y con obras de Van Gogh, Renoir, Seurat, Monet, Cézanne o Matisse, entre otros, y donde el color es el gran tema.

La nueva sede estará en sintonía con la línea que Mapfre lleva trabajando desde hace años en sus dos espacios de Madrid, buscando también la conexión con otros centros de Barcelona. La Casa Garriga y Nogués ha sido totalmente restaurada y cuenta con 2.600 metros cuadrados para exposiciones. Tras la muestra impresionista le seguirán otras dos retrospectivas dedicadas a Hiroshi Sugimoto y a Bruce Davidson.

Desde el próximo sábado 10 de octubre, la Fundación Mapfre cuenta con su tercera sede, la primera en Barcelona.