Un millón de euros es la cantidad por la que se estima que la Fundación Mapfre ha adquirido el dibujo Mademoiselle Léonie (1910), una pieza realizada en crayón y tinta china y una rareza, ya que es uno de los pocos dibujos que el autor llevó a cabo durante su etapa cubista, un ejemplo del carácter intelectualizado y analítico que adquirió este estilo y que, a pesar de que no estaba a la venta, la fundación lleva años queriendo conseguir para sus fondos. Finalmente su ahora expropietaria, Marina Picasso, ha accedido finalmente a una venta que a pesar de tener un coste elevado no se acerca ni de lejos a las cifras que normalmente se manejan cuando se trata de Picasso.