El pasado 1 de abril se inauguró en la Galería Juana de Aizpuru la exposición Fûkeiron de Eric Baudelaire y podrá verse hasta el 15 de mayo. La exposición recibe el nombre a partir del término japonés fûkei, cuyo significado es paisaje. Así pues, la propuesta de Fûkeiron se basa en girar la cámara 180 grados para grabar los paisajes que el protagonista de la película ha visto. Esta idea la desarrolló el cineasta de vanguardia Masao Adachi, protagonista en L’Anabase de May et Fusako Shigenobu, que ya se presentó en la galería madrileña en 2012. El nuevo film de Baudelaire, Also know as jihadi, cuenta la historia de un hombre a través de los lugares en los que ha transitado, paisajes puestos en contexto mediante documentos y procedimientos judiciales (interrogatorios, escuchas telefónicas, informes de vigilancia, etc.). Se trata de una nueva interpretación de la teoría del paisaje, que se inspira en la película de Adachi AKA Serial Killer, sobre una asesina en serie de 1969. El resultado de Also know as jihadi es un thriller judicial en el que se quiere transmitir que lo inexplicable también tiene sus razones.

Baudelaire siempre se ha preocupado por la importancia política del paisaje, tal y como demostró en sus primeras obras, Estados imaginarios, en torno al tema sobre el territorio secesionista Abjasia. Estados imaginarios viró posteriormente en el eje principal de Letter to max, film que se expuso en el Museo Reina Sofía en la muestra Ficciones y territorios que pudo verse hasta el pasado 13 de marzo. En la muestra que ha inaugurado Juana de Aizpuru se exhiben quince dípticos fotográficos de la serie Site Displacement de Baudelaire, que propone una reflexión conceptual sobre el paisaje, la fotografía y la globalización.

(Fûkeiron en Galería Juana de Aizpuru, Madrid. Desde el 1 de abril hasta el 15 de mayo de 2017)