Si hay alguna semana para el arte contemporáneo en Málaga es ésta sin duda. En tan sólo unos días se abren las puertas de dos de los museos que llevan meses anunciándose como plato fuerte de la ciudad andaluza. El miércoles el Museo Estatal Ruso de San Petersburgo y el sábado el Centro Pompidou Málaga; Francia y Rusia aterrizan a la par en una ciudad que concentrará las sedes de dos destacados museos, siendo la primera sede del ruso fuera del país, y la primera del parisino en España. Los dos espacios que albergarán las colecciones son muy diferentes, pero sin duda han puesto a Málaga en el punto de mira, especialmente para el turismo cultural. El Museo Ruso se sitúa en la Tabacalera, la antigua fábrica rehabilitada como centro cultural, y que durante el próximo lustro mostrará las joyas de la colección que van desde iconos rusos del XV a las vanguardias con Rodchenko, Tatlin o Rosanova, entre otros.
El Cubo será el espacio donde se situará el Centro Pompidou Málaga, un proyecto experimental que cuenta con un contrato de cinco años, y que exportará la línea expositiva del centro francés al cubo malagueño. En total 93 piezas de arte del XX y el XXI, al que seguirán tres exposiciones temporales. José María Luna, que ha coordinado la llegada de ambos centros culturales, asegura que no se trata de espacios que buscan un testimonio patrimonial y que van más allá de la idea de un museo al uso o de una simple sede, sino que ambos espacios tratan de ser un lugar “ilusionante” para su contexto y favorecer el encuentro cultural y artístico en la ciudad. De momento, es innegable que Málaga es el centro de las miradas en el mundo del arte con la apertura de estos dos centros; los próximos meses serán decisivos para todos aquellos que quieran acercarse al arte contemporáneo ruso e internacional, que pueden ir preparando ya visita al sur. (Apertura del Museo Ruso en Málaga y Centro Pompidou Málaga; miércoles 25 y sábado 28 de marzo de 2015).


Imagen: El Cubo, donde se sitúa el Centro Pompidou Málaga.