Recientemente conocíamos a los premiados del World Press Photo, cuyo premio principal se lo llevaba el danés Mads Nissen. Entre las demás categorías el fotógrafo italiano Giovanni Troilo obtenía el galardón en Temas de actualidad con la serie Charleroi, el corazón oscuro de Europa; justamente este premio es el que acabamos de conocer que se le retiraba, acusado de fraude. La decadencia que Troilo quería mostrar del pequeño pueblo belga, con una alta tasa de pobreza y paro, ha sido un fraude, ya que se ha demostrado que las fotografías fueron tomadas a más de 50 kilómetros de la ciudad, y con una cuidadosa puesta en escena. La crisis postindustrial parece haber condenado a Charleroi a una situación extrema, donde la violencia, las orgías sexuales o los problemas de salud se convierten en el día a día de una sociedad desencantada. Todo esto era lo que el fotógrafo quería mostrar en su trabajo, y por el que se le otorgó uno de los premios de fotoperiodismo más importante internacionalmente. Sin embargo, la denuncia del alcalde de la ciudad y la posterior investigación han demostrado la teatralización de los hechos, y ha llevado a la organización a retirarle el premio.