La Sala Kubo-kutxa presenta la exposición dedicada al fotógrafo Ricardo Martín. Fotógrafo y Espectador, un repaso a la modernidad del primer tercio del siglo pasado. Ricardo Martín comenzó su carrera en 1914, especializándose en la fotografía documental, centrándose en la ciudad de San Sebastián, lugar donde residía, captando la modernidad, inmediatez y diversidad de la urbe, una mirada distinta en aquella época. Recorriendo la playa, captaba la moda del momento, en la ciudad, la Belle Époque o, ya con 39 años, los conflictos coloniales de África cuando este visitó el norte del continente, captando no las contiendas bélicas, sino el lado más humano del conflicto. Testimonios, relatos, accidentes, alegrías y tristezas son parte del documento que supone la obra del fotógrafo. Su fotografía es un referente a una época, como fotoperiodísta retrató no solo la parte más humana de las guerras coloniales, también captó la ciudad, a través de sus paseos, de sus playas, de las fiestas de los distintos barrios o de los veraneantes que las visitaban haciendo de la labor del fotógrafo no sólo la del profesional, sino la de un espectador más.

(Ricardo Martín. Fotógrafo y Espectador en Sala Kubo-kutxa de San Sebastián. Desde el 4 de noviembre al 22 de enero de 2017.)