El Centre Internacional de Fotografia Barcelona todavía conserva la que fue su sede en pleno barrio del Raval. Su sede y una cuantiosa colección de fotografías que testimonian una época de riqueza creativa y un organismo que fue capaz de visibilizar, fomentar y apoyar la fotografía documental de la transición catalana.

El creador de esta iniciativa fue Albert Guspi, director de una de las primeras galerías especializadas en foto Spectrum. Inaugurada en 1973, Spectrum se convirtió rápidamente en un punto de encuentro de fotógrafos ya que allí tuvieron lugar muestras de maestros como Avedon o las obras de los la Farm Security Administration. A raíz de Spectrum, Guspi creó en Barcelona en 1975, el Grup Taller d’Art Fotogràfic y organizó, un año después, el Taller Mediterráneo de Fotografía de Cadaqués. En aquellos 70 se estaba fraguando el ambiente propicio para que, en 1978, Guspi -que logró que Canon incluyera Spectrum en su red de galerías- abriera en una antigua fábrica decorada por Arranz Bravo y Bartolozzi el CIFB. Un centro que se inauguró con una muestra dedicada a Agustí Centelles, marcando con ello una línea de fotografía comprometida, fiel a la realidad y al servicio de la mejora social tal y como había marcado, cuatro años antes, un centro precursor y modélico para el CIFB, el ICP de Nueva York. A raíz de esta muestra tuvieron lugar otras en las que la Barcelona del momento era, casi siempre, la protagonista y donde además se celebraban congresos, talleres, sesiones de cine, etc. La exposición con la que ahora el MACBA quiere recordar esta experiencia (que entró en declive en los 80, cuando perdió las subvenciones de Canon y cuando falleció Guspi en 1985) sirve también como documento (gracias a las obras que recoge) de la vida barcelonesa de aquel entonces, así como de testimonio de la corriente fotográfica que se fraguó en torno al centro y sus protagonistas. Por ello la exposición se articula en tres partes: la que recoge fotografías de los barrios barcelones, con autores como Humberto Rivas, Lluís Casals, Manolo Laguillo o Ferran Freixa; la que se centra en las fotografías que del Hospital Mental de la Santa Creu hicieron Jesús Atienza, Pep Cunties y Eduardo Subías y, finalmente, un tercer apartado dedicado a las festividades y espectáculos populares y carnavalescos donde se da pie a introducir testimonios de resistencia y transgresión como las instantáneas del mundo gay y transexual con reportajes de autores como Eduardo Subías, Anna Boyé y Jordi Sarrà. Casi seiscientas fotografías que contextualizan e ilustran lo que fue esta iniciativa, otorgándole un estudio serio y un lugar en la historia del arte reciente español. Hasta el 20 de mayo.