La artista portuguesa Filipa César asocia desde siempre sus recuerdos de infancia a Guinea-Bisáu, un país al que viajaba con su padre de pequeña y en el que conoció los orígenes del cine de África occidental y donde, además, descubrió la existencia de un archivo cinematográfico en un pésimo estado de conservación. Un valioso conjunto de documentos fílmicos reunidos durante la guerra de independencia de Guinea con Portugal, un momento en el que el cine se convirtió en un arma propagandística y educativa utilizada, como tantas otras veces en otros tantos lugares, por el poder y, en concreto, por el revolucionario Amilcar Cabral que enviaba a los jóvenes guineanos a Cuba para que aprendieran a hacer un cine con el que promover y visibilizar sus ideales independentistas. El archivo encontrado por César reconstruye este rico periodo de creación fílmica y, el Jeu de Paume de París, se ha convertido en el escenario en el que se reconstruye esta historia revisada ahora, años después, por la artista. Luta ca caba inda (La lucha no se ha terminado todavía) es el título de un film de los setenta del que se ha apropiado César para nombrar su proyecto con el que ha restaurado, reunido y reinterpretado algunos de los fondos que ha encontrado, generando un recorrido poético y visual de una historia, la de un país pero también la del cine, convulsa e inacabada. Hasta el 20 de enero.

Imagen: Filipa César. Powell and Owl, 2011.