Fernando Zóbel nació y creció en Manila, estudió en Harvard y residió largo tiempo en Estados Unidos hasta que las raíces españolas familiares y sus intenciones artísticas, le atrajeron a la España de los años sesenta, en concreto a la ciudad de Cuenca en la que fundó el Museo de Arte Abstracto de Cuenca en 1966.

La Galería Cayón de Madrid expone ahora una decena de sus obras, que corresponden a los últimos años de la década de los cincuenta e inicio de los sesenta.Esta exposición individual muestra el estilo elegante, pulcro, con un uso mayoritario del blanco y negro y lineas rectas, para las que usaba jeringuillas de cristal, que muestran la clara influencia de la caligrafía oriental de Zóbel. Pinturas que están entre lo emocional, con explosiones lineales, geométricas, y lo calculado y racional.

Nacido en una familia acomodada, la tranquilidad económica le permitió dedicarse de pleno a la pintura. El contacto con el Grupo de Cuenca le ayudó a consolidar amistades con los grandes artistas del abstracto como Antonio Saura, Manuel Millares, Rafael Canogar, Manuel Rivera, Antonio Suárez, Pablo Serrano, Martín Chirino y Manuel Viola entre muchos otros que apoyaron la creación en julio de 1966 del Museo de Arte Abstracto de Cuenca. Su aportación, económica y artística, atrajo la atención internacional hacía un país que en aquellos años, se encontraba aislado.

Desde entonces, el Museo, situado en las Casas Colgantes, es un referente nacional e internacional en el arte abstracto y el próximo año celebra el 50º aniversario de su fundación con la ampliación de nuevas salas y la exposición de nuevas obras.

(Fernando Zóbel. Circa 1959. Galería Cayón, sala Blanca. C/Blanca de Navarra, 7, Madrid. Del 17 de diciembre de 2015 al 6 de febrero de 2016)