El escultor catalán Xavier Corberó (Barcelona, 1935/2017) falleció el pasado 24 de abril en Barcelona, la ciudad en la que desarrolló su trabajo artístico y con la que tuvo siempre una estrecha relación. Formado en Barcelona (Escuela Massana) y en Londres (Central School of Arts and Crafts), trabajaría durante un tiempo en la Fundación Medici de Lausana, Suiza, donde vivió un período clave de su formación. Es un escultor influido por artistas claves de la primera etapa del arte contemporáneo, como Pablo Gargallo y Henry Moore. Participó en la Bienal Hispanoamericana de 1955 y en Salones de mayo de Barcelona, donde obtuvo los premios Manolo Hugué (1960) y Ramón Rogent (1961). En 1963 hizo su primera exposición individual en Múnich, donde recibió la Medalla de Oro del estado de Baviera. Ha expuesto en diversos países europeos, Nueva York y Japón, y tiene obras suyas en el MOMA de Nueva York, el Stedelijk Museum de Ámsterdam y el Victoria and Albert Museum de Londres. Reside alternativamente en París, Barcelona y Nueva York, y ha creado en Esplugas de Llobregat un complejo de casas antiguas destinadas a servir de residencia a artistas que visiten Barcelona. Fue durante tiempo asesor en temas artísticos del ayuntamiento de Barcelona, fue el diseñador de las medallas Olímpicas de los Juegos celebrados en la Ciudad Condal. El mismo 1992 recibió la Cruz de San Jorge de la Generalidad de Cataluña.