El actor Tony Leblanc (Ignacio Fernández Sánchez), uno de los cómicos más populares de España, falleció este fin de semana a los 90 años en su casa a las afueras de Madrid. Protagonista de títulos como Los tramposos, Las chicas de la Cruz Roja o El tigre de Chamberí recibió el Goya al mejor actor secundario por su labor en Torrente: el brazo tonto de la ley en 1998 y el Goya de honor en 1994. La capilla ardiente tuvo lugar el domingo en el Teatro Fernando Fernán Gómez de Madrid.
Siendo tan sólo un niño actuó en la compañía de Celia Gámez a los ocho años y fue bailaor y cantante en la compañía de Lola Flores y Manolo Caracol. En el mundo del cine participó en setenta y siete películas y actuó en casi medio centenar más además de dirigir tres: El pobre García, Los pedigüeños y Una isla con tomate. Se retiró del cine en 1975 con Tres suecas para tres Rodríguez, para centrarse en teatro y televisión y en 1983 sufrió un grave accidente que le obligó a retirarse, aunque hemos podido disfrutar de su humor en papeles secundarios y cameos en los últimos años.

Imagen: Tony Leblanc.