Uno de los fotógrafos más reconocidos de España, retratista de la posguerra, y uno de los más prolíficos a partir de los años 50; ese era Rafael Sanz Lobato (Sevilla, 1932 – Madrid, 2015), que ha fallecido a los 82 años en Madrid. Comenzó su carrera en la Real Sociedad Fotográfica de Madrid, donde entra en 1964, y al año siguiente funda el grupo La Colmena. Lobato fue un maestro de la fotografía en blanco y negro, capturando en sus imágenes la España más diversa, desde autos sacramentales a fiestas populares; un corpus de trabajo de gran valor social y antropológico. En 2003 le otorgan la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, y en 2011 recibe el Premio Nacional de Fotografía “por su pericia para mostrar la transformación del mundo rural”. Su exposición retrospectiva más reciente la pudimos ver en 2013 en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid. Una gran pérdida para la fotografía española; nos quedan ahora sus imágenes.


Imagen: Rafael Sanz Lobato. Viernes Santo, Bercianos de Aliste, Zamora, 1971.