El fotógrafo Pablo Pérez-Mínguez ha fallecido esta noche a los sesenta y cinco años de edad en el Hospital San Carlos de Madrid. Fotógrafo por excelencia de la Movida madrileña de los años ochenta y cofundador de la publicación Nueva lente, que cerró a finales de los setenta, sus fotografías han mantenido siempre un estilo propio, imágenes de estudio donde el retratado era imbuido por el universo kitsch del fotógrafo. Cronista de una época, su archivo atesora retratos de todos los personajes, y amigos, de la Movida: músicos como Radio Futura, Alaska o Antonio Vega, artistas como Guillermo Pérez-Villalta o Ceesepe, y personajes del mundo del cine como Pedro Almodóvar o Antonio Banderas. Además, durante esta época participó en numerosas acciones junto a fotógrafos como Alberto García-Alix, Eduardo Momeñe, Ouka-Lee o Alberto Schommer, que se reunían en su estudio. Premio Nacional de Fotografía en 2006 participó en la creación de El Photocentro y La Photogalería, en Madrid, ciudad a la que siempre estuvo unido y donde ha estado trabajando hasta sus últimos días, haciendo lo que más le gustaba hacer y por lo que siempre será recordado: fotografiar.