El pasado domingo día 14 de octubre fallecía, a los 69 años de edad, Michael Asher cuyo trabajo, etiquetado como conceptual, intentaba interactuar con el espacio expositivo: intervenía los museos, galerías y centros de arte de manera sutil, dando como resultado unas instalaciones pensadas ex profeso donde primabael concepto sobre el gesto. Su obra sacaba a la luz partes ocultas de los espacios intervenidos normalmente mediante la adición o la sustracción como por ejemplo en el San Francisco Art Institute en 1969, donde utilizó paneles modulares para formar una pared que dividía el espacio en dos secciones, o en el Santa Monica Museum of Art en California, casi treinta años después, donde reconstruía a partir de planos y diagramas cada pared construida de forma temporal en el museo desde 1998 hasta el momento de la intervención. Asher otorgaba así una mayor transparencia a las instituciones y permitía al visitante ver de otra forma el museo.

Imagen: Vista de la instalación de Asher en el Santa Monica Museum of Art, California, 2008.