El arquitecto madrileño Luis Moreno Mansilla, fundador junto con su socio Emilio Tuñón del conocido estudio Mansilla + Tuñón, falleció la noche del 21 al 22 de febrero en Barcelona por causas todavía desconocidas. El arquitecto se hallaba en la ciudad condal para asistir a la presentación de un libro dedicado a la memoria del también arquitecto Enric Miralles, fallecido en 2000. Con tan sólo 52 años el mundo de la arquitectura española pierde a uno de sus grandes representantes: en 1982 Mansilla se titulaba en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Politécnica de Madrid y tras su trabajo, entre 1984 y 1992, en el estudio del afamado Rafael Moneo, se dedica de lleno a los proyectos de la firma que funda, en el 92, con su amigo Tuñón. Juntos hicieron obras notables de rehabilitación como el Museo de Zamora (1996) o el Centro Documental de la Comunidad de Madrid (2002). El reconocimiento llegó años más tarde, cuando la realización del edificio del MUSAC de León les valió el Premio de arquitectura Mies van der Rohe de 2007. Uno de sus últimos trabajos ha sido el Centro de estudios visigodos de Toledo (2010). Desde hace años Mansilla enseñaba en la Universidad Politénica y ha impartido cursos en otras prestigiosas universidades como Princeton o Harvard. También editaba el boletín CIRCO.